Press "Enter" to skip to content

SIN TÍTULO, una nueva experiencia

Sin título

una exposición alternativa.

PROJECTE SIN TÍTULO
exposición alternativa

La tarde empezó con una arenga, se invitó al público a desplazarse por la sala en una gran procesión, susurrando en voz baja una frase de David Pérez: EMPEZAMOS COMO  NUNCA Y ACABAMOS COMO SIEMPRE». Se trataba de interiorizar y reflexionar sobre aquellas intenciones, tantas, que como promesas electorales, nos hacemos cada día para cambiar un mundo que avanza hacia lo desconocido, un mundo digital y mecanizado, re-creado  SÓLO para lo productivo, evitando «lo otro» al otro, excluyendo las minorias y poniendo en crisis las relaciones humanas.

La tarde empezó con una arenga, se invitó al público a desplazarse por la sala en una gran procesión, susurrando en voz baja una frase de David Pérez: EMPEZAMOS COMO  NUNCA Y ACABAMOS COMO SIEMPRE”. Se trataba de interiorizar y reflexionar sobre aquellas intenciones, tantas, que como promesas, nos hacemos cada día para cambiar un mundo que avanza hacia lo desconocido, un mundo digital y mecanizado, re-creado  SÓLO para lo productivo, evitando “lo otro” al otro, excluyendo las minorías y poniendo en crisis las relaciones humanas.

Sin ser pesimistas, diría que avanzamos  hacia la catástrofe y a penas podremos elegir qué y dónde ir. No hay palabras que lo definan, no hay título que lo enmarque. Es el porqué de SIN TÍTULO. 

Con estas premisas y un halo de ilusión, se invita a los artistas a crear su obra, una obra que consta de un objeto, una imagen y una frase, donde cada uno de ellos se auto identifique.

Algunos eligieron sus recuerdos, sus memorias; un ser querido con quien conversar; otros optaron por el mar, su infinidad, y también su infancia, escuchándola a través de una caracola; quien quiso bajarse una escalera para subir y poder mirar que hay más allá de esa vorágine que nos atrapa; alguien se trajo un lápiz, para dibujar el sol, el mar, las estrellas y poder soñar y trazar un mundo más amable; montones de libros vacíos y pupitres rotos, una educación que no acaba de llegar, hogares olvidados; una historia rota, un pasado entre cajas de cartón; una madre, su alma. el dolor de la muerte y la esperanza, la vida y el color; el tiempo, el pasado y el presente, también un futuro mejor; la fragilidad, relatos que desaparecen, la soledad de lo otro; lo distinto, ¿quién llevará al diferente? ¿Quién gritara y se reivindicará? Reivindicar lo verde, la naturaleza, escoger, plantar y enviar una foto; una manta de la abuela que teje y teje historias de amor; una barra de labios para transmutarse y empezar la batalla con todas sus fuerza, su armadura, su coraje.

Sin ser pesimistas, diría que avanzamos  hacia la catátrofe y a penas podremos elegir qué y dónde ir.  Esta es la premisa que se les da a los artistas para componer la obra, una obra que consta de un objeto, una imagen y una frase, donde cada uno de ellos se autoidentifique.

Algunos eligieron sus recuerdos, sus memorias, un ser querido con quien conversar; otros optaron por el mar, escucharlo a través de una caracola; quien quiso bajarse una escalera para subir y poder mirar que hay más alla de esa voragine que nos atrapa; Otro se trajo un lápiz, para dibujar el sol, el mar, las estrellas y poder soñar en este mundo aciago.

Teresa Cháfer y Martillopis comisarios

Comments are closed.